domingo, 7 de octubre de 2012

Yo, sin ti





No encuentro palabras para describirte este silencio que me ahoga, 
no sé por dónde empezar, si por mi soledad, o por tu ausencia. 
Cada suspiro que muere en el viento, es un grito desesperado, 
cada lágrima que ahoga mi voz, es un perdón que nace del silencio. 

Tú, me has olvidando de a poco, mientras yo recuerdo momentos que aún no llegan. 
Tú, lanzando mi voz a la nada, mientras yo en un silencio te escribo los versos más bellos. 
Tú, maldiciendo el día que nos conocimos, mientras yo voy construyendo el camino que te queda sin mí. 
Que distintos tú y yo, tú apagándome, mientras yo te existo en otra piel. 

Te he buscado por mis manos y me he quedado sin tacto. Te has llevado todo, 
incluso las veces que tatuaste mi piel con tus besos, hoy en día soy otra vez un desierto. 
¡Por favor háblame! No te quedes callada como si ya no existieras, 
dame el último susurro, sólo necesito saber que estas viva, aunque sea en mis letras. 

Lo que usted no sabe es que su silencio lastima mis oídos, 
usted ignora que yo la necesito tanto como usted necesita el aire para respirar. 
Usted no imagina la falta que me hace, no se da cuenta que mis letras son vacías sin su nombre en ellas. 
Usted no sabe que la escribo a diario. 
Usted no sabe lo que yo soy sin usted. 

Ahora el silencio es el reflejo más cercano que tengo de tu voz, 
ni si quiera tu ausencia me acompaña. 
Perdóname si no te dije a tiempo que eres el sinónimo de amor 
Perdóname por no darme cuenta que la vida la llevaba en las manos. 

Perdóname. 

-Josué Parra-

PD: tomado de http://blog.esedia.com, poeta ecuatoriano. Lo leí hace tiempo y hoy lo encontré por esas horribles coincidencias de esto llamado destino. Ni siquiera he podido transquibirlo, me mató, estas palabras son como ácido en las heridas del agujero en el que una vez estuvo mi corazón.