miércoles, 3 de abril de 2013

El comedido sale jodido



En este país petrolero no hay nada peor que ser comedido, pero primero aclaremos lo que es un comedido, bueno dicese de aquel ser humano inocente y confiada que se mete en dramas ajenos con el fin de hacer un bien. Algo así como un metiche bondadoso. 
Entonces la situación es así, el comedido con buenas intenciones va y se mete en lío ajeno y sorpresivamente termina siendo el malo de la historia, o al que todos pisotean, o el desbancado. En pocas queda peor que cucaracha pisoteada.
Y no exagero para nada, aún recuerdo esa ocasión en que muy amablemente me ofrecí a ayudar a mi amiga Mumi a formatear su compu, y el aparato en cuestión murió en plena operación y yo termine casi en un litigio legal por daños a cosas ajenas. Luego esa vez que con gran voluntad acepté ayudarle a mi amigo Cris a preparar un almuerzo romántico para su novia, y hasta el agua creo que se quemó y la dueña de casa descargo su rabia en mi. O la memorable ocasión en que mis ojitos vieron al novio de mi amiga (identidad confidencial) calentando otro oído y pensando en desterrar al infeliz en cuestión, fui a informarle los pormenores a la afectada para luego terminar siendo yo la villana mala fé. O cuando a escondidas le di posada a mi amigo ebrio y mi madre cuando me cachó terminó pensando que alguien quería quitarle la inocencia a alguien. 
Y así podría seguir y seguir. Entonces estas experiencias tan interesantes, me enseñaron que mejor cada cual a su entierro. Y así muchas veces pequé de fría, pero me evité unos dramas que no me arrepiento.
Claro que no es muy lindo cuando uno sabe que puede evitar muchos corazones rotos, entre otras partes del cuerpo, desenmascarar muchos hipócritas, salvar algunas reputaciones y acabar con otras, si decide entrometerse en estos llamados dramas. 
Pero eso lo sabe uno en teoría, porque en practica, este destinos es más perro que le da vueltas a todo.
Así que mejor no correr riegos?¿
La experiencia dice que si.