miércoles, 27 de marzo de 2013

Tras la mudanza...

Olvidé dejar un hueco,
un espacio útil
para el amor y sus secuaces.

Y es que es cierto
que los sentimientos
 no ocupan lugar,

pero sus cenizas, sí.