domingo, 17 de febrero de 2013

Efecto Avestruz

La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.


Siempre he sido esa paria apolítica de todo grupo, a la que preguntan quien es el alcalde de tal lugar y a duras penas sabe que existe tal lugar y tengo que confesar que no sé que coño hace un alcalde. Así que encima de todas las etiquetas que acostumbran a ponerme tengo que lidiar con esta, pero ha sido algo confuso en especial porque el hecho de que  yo que siempre tengo un libro entre las narices no pueda opinar de política es algo vergonzoso y no ayuda el estar rodeada de gente que se involucra mucho en esos temas. Entonces por cuestiones de honor decidí formarme en el ámbito político y me devore libros de la talla de Rousseau, Hoobs, Maistre y resultó frustrante porque al leerlos entendía algo y podía hablar de ello pero al día siguiente no me acordaba ni el nombre del libro. Y todo eso no podía atribuirle a mi inteligencia que si bien no es genial tampoco es mediocre, no, esa situación era culpa de mi naturaleza simplista. Pero entonces comenzaban los problemas porque todos dicen que el hombre es un ser político por naturaleza, y la verdad que babosada más grande, prefiero ser antinatural si la naturaleza me va a obligar a elegir gente que ponga leyes para evitar que nos matemos entre todos, en realidad esa necesidad que tienen algunos de la política es muy patética (a mi parecer claro). Pero se gastan millones en campañas políticas, nos bombardean con propagandas, nos hacen perder un domingo en tramites para obtener un  papelito que diga que somos ciudadanos y todo para que siga habiendo gente que se muere de hambre, para que sigan matando, para que el mundo se siga yendo al carajo.
Entonces de acuerdo a esto yo simplemente debería negarme a ir y votar, coger mis cuatro cosas y largarme a vivir en una cueva con mi vaca lechera, fuera del sistema impuesto por el mundo. Aún así fui a votar por el que es menos peor que el resto, me deje llevar por esta ola de patriotismo y "normalidad" en vez de hacer valer mis ideologías y defender mi naturaleza antinatural. 
En definitiva hice como las avestruces, metí mi cabezota en el agujero para evitar ver la realidad y no tener que hacer el mínimo esfuerzo por cambiarla.
 A veces simplemente uno no puede evitar decepcionarse de ser quien es :S