martes, 11 de junio de 2013

—Te acostumbrarás, al final ni repararás en él.
— ¿Y cómo, si lo tendré siempre a la vista?

—Por eso, por eso mismo dejarás de verlo.